¡Nos vamos a Noruega! Pero… ¿Por dónde empezamos?

Hace un año, se nos presentó la oportunidad de irnos a vivir a Noruega durante algún tiempo, y... ¡Voilà, ha llegado el momento de ponerse manos a la obra! Para ahorrarte tiempo te vamos a contar cómo lo hicimos nosotros.

Pero…. ¿por dónde empezamos?

Pues te explico: después de dar mil vueltas, conseguimos organizarnos y llegar hasta aquí. Y para ahorrarte tiempo te vamos a explicar cómo lo hicimos. . 

Lo primero... ¿Cómo vamos hasta Noruega?

¿Avión o coche?

Si has contestado a la pregunta antes de seguir leyendo, tienes toda la razón del mundo, la respuesta rápida, sin pensarla y lógica: en avión. También fue nuestra primera opción, peeeero no resultó ser la correcta, al menos para nosotros. Te cuento:

Nosotros somos un pack de tres, y Kira era quién se llevaba la peor parte viajando en avión. ¿Por qué? Porque debería de viajar como si fuera una maleta, de hecho ¡la tendríamos que haber facturado y todo! Así que, como nuestra pequeña no es una maleta, sino un «ser humano en muchos aspectos», no estuvimos de acuerdo, descartamos esa opción y dimos paso a valorar la siguiente: en coche.

Y así fue cómo lo hicimos.

Una vez dispuestos a recorrer un mínimo de 3.000 kms (Barcelona – Noruega), tocaría organizarnos y ver como meter toda nuestra casa en un Seat Ibiza..

Siguiente paso... ¿Cómo nos organizamos frente al caos?

¿Llevamos Muebles? ¿Cuánta ropa? ¿Y… los cacharros de cocina? Cuantas cosas!!

Hacer una mudanza es una tortura, todos lo sabemos… me atrevería a decir que estar rodeado de cajas, tomar mil decisiones para luego llegar al destino y ver dónde poner todo de nuevo, no es el agrado de nadie. Pero bueno, era el principio de nuestra gran aventura, así que no quedaba otra que hacerlo.

Después de dar mil y una vueltas, llegamos a la conclusión que utilizar uno de los métodos más antiguos sería el más conveniente: la lista de la compra.

Empezamos a apuntar cosas sin sentido, nos encontrábamos papeles, notas, post-it por todos lados de la casa, hasta que dijimos de hacerlo juntos y del tirón, así que:

Con respecto a las cosas de dentro de casa, es decir, cacharros de cocina, muebles, ropa, etc. hicimos tres listas por habitación (cocina, baño, comedor, habitaciones): 

La primera: Cosas que necesitaríamos durante el trayecto y/o queríamos llevarnos a Noruega.

La segunda: Cosas que meteríamos en cajas y dejaríamos en casa de nuestros padres (por suerte teníamos esa opción, ¡gracias papis!).

La tercera: Cosas que irían directo a la basura.

Este proceso, nosotros lo hicimos abriendo cajón por cajón, armario por armario y apuntando todo en la lista que tocara. Y sí, tienes razón, fué un coñazo, pero fué la única forma que encontramos de no dejarnos ningún espacio por mirar, repasarlo todo y no olvidarnos nada, era un viaje sólo de ida, y después de hacerlo, puedo decirte que tampoco nos llevó tanto tiempo.

Parece una tontería, pero es sorprendente la cantidad de cosas que puedes almacenar en tu casa con el paso del tiempo… Por suerte, nosotros no llevábamos lo suficiente como para almacenar muchos trastos…

Ahora solo faltaban dos cosas más que nos preocupaban: ¿Qué ropa llevar? y ¿Qué trayecto hacer? 

¿Que ropa llevamos?

Respecto a la ropa, después de hacer 4 o 5 limpiezas de armario, dar ropa a los cercanos y tirar prendas, conseguimos decidir qué ropa llevaríamos y cómo la organizaríamos. 

Ahora mismo no recuerdo qué prendas nos trajimos (pero si te interesa, escríbenos aquí, la buscaremos y te responderemos con la info) tan solo puedo decirte que fueron un total de 4 mochilas, dos de 50 litros (con ropa que no tocaríamos durante el viaje) y otras dos de 30 litros (con todo lo necesario para nuestro día a día), todo cerrado al vacío con unas bolsas que las enrollas y ¡voilà! al vacío se quedan (ahora que te escribo desde Noruega, puedo decirte que dos de las mochilas que nos trajimos no las usamos, y volverán a España en breves).

Y por último, y como se suele decir, no menos importante… el trayecto. 

¿Qué trayecto hacemos?

Te puede chocar un poco lo que te vamos a contar a continuación pero… como nos gustan la aventuras y no queríamos perder la cabeza en buscar información sobre qué ciudades ver, etc, simplemente, no lo hicimos. No organizamos ningún trayecto.

¿¡Qué!?

Sí, has leído bien, no organizamos ningún trayecto, simplemente decidimos que el día anterior buscaríamos qué sitios queríamos visitar y si era viable por kms o no. Esto lo pudimos hacer gracias a varias cosas:

1. Nadie nos esperaba en Noruega (nos fuimos sin saber en qué parte de Noruega viviríamos).

2. Ninguno de los dos trabajaba en ese momento (¿para qué mirar el techo de casa pudiendo viajar por Europa?).

3. Teníamos ahorros (¡por suerte!).

Estos tres puntos fueron clave a la hora de tomar decisiones, ya que, sin destino concreto, podríamos hacer uno de los viajes de nuestros sueños: recorrer Europa en coche a nuestro ritmo, parando dónde y cuándo quisiéramos, teníamos «todo el tiempo de mundo» para hacerlo.

Aunque te cueste creerlo, en nuestro caso, salía más rentable vivir en la carretera renunciando a ciertos placeres (como el sofá y una cama de 160cm…) que pagar un alquiler mensual. ¿Te lo habías llegado a plantear? 

No teníamos excusa, así que ¿por qué esperar?

Y... último paso: ¡Hagamos las maletas!

Teniendo claro los puntos anteriores, no teníamos excusa para subirnos al coche y empezar nuestro viaje. Pero antes de ello, teníamos que hacer las maletas y meterlo en el asiento trasero del coche (te recuerdo que era un Seat Ibiza), ya que el espacio del maletero lo ocuparía Kira.

Para que te hagas una idea del volumen de cosas que nos llevamos, fueron estas (más las 4 mochilas comentadas anteriormente y alguna que otra cosita más):

Para organizar el coche, decidimos que pondríamos las cosas que no utilizaríamos durante el viaje abajo de todo, como por ejemplo, un saco extra de comida para Kira de 14 kg, cajas cerradas de las cosas personales de cada uno, las mochilas de 50 litros, etc; y las cosas que utilizaríamos cada día arriba, como por ejemplo, las cosas de camping (tienda de campaña, camping gas, edredón, colchón, cacharros para cocinar, y comida).

Lógico ¿no? 

Pues nos costó llegar hasta ahí. Créeme que hicimos sin exagerar 3 o 4 pruebas para ver cómo colocábamos todas las cajas, bolsas, maletas, etc, en los asientos. Y nada, siempre había algo que necesitábamos debajo del todo, ya sea porque entraba en ese hueco o por algún otro motivo. Pero como se suele decir: ¡con práctica todo se consigue! y el último día, como un regalo del universo, ¡lo conseguimos! ya estaba todo dentro del coche.

IMG-20220425-WA0000

Arrancamos motores y empezamos a sumar Kms, ahora ¡sí que sí!, ¡¡NOS VAMOS A NORUEGA!!

El viaje duró 10 días, ya que al tercer día de salir, nos llamaron por teléfono y nos consiguieron el primer destino: Høyanger, y con destino… todo cambia. 

Esperamos que tras leer nuestra experiencia, tengas un poco más claro cómo organizarte a la hora de empezar tu viaje.

Aventurarte y hacerlo es la única opción de tener la experiencia y poder hablar sobre ello, así que… ¡Empieza!

Si te apetece ayudarnos...

Si te ha gustado lo que has leído y te apetece ayudarnos…

¡SUSCRíBETE!

Recibirás un email cada vez que publiquemos algo nuevo!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Artículos relacionados

¿Cuánto cuesta vivir en Noruega?

Noruega es uno de los países más caros del mundo, es por ello que en este post te contamos los gastos mensuales que tienen varias familias en diferentes partes del país.

Mi experiencia viviendo en: La Kommune de Leirfjord

Conocer cómo se vive en diferentes partes del país es muy importante a la hora de tomar la decisión de venir a vivir a Noruega. a continuación te contamos cómo se vive en la kommune de Leirfjord.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos. Contiene enlaces a sitios web de terceros con políticas de privacidad ajenas que podrás aceptar o no cuando accedas a ellos. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Configurar y más información
Privacidad