Eiriksdalskloven

Rodear el río principal del pueblo de Høyanger te permite conocer la cultura noruega ya que te adentras en plena naturaleza. No dudes en recorrer la excursión llamada: Eiriksdalskloven.

¡Vamos a recorrer el Eiriksdalskloven! Comienza cerca del centro del pueblo de Høyanger, no es necesario coche y es apta para toda la familia. Así que no tienes ninguna excusa para quedarte en el sofá. 

Ponte tus botas de montaña y vámos.

La excursión se trata de rodear el río principal del pueblo, es decir de Høyanger, por lo que se ve, se llama Eiriksdalskloven. Hay muchas formas de recorrerlo y de hecho puedo decirte que el sendero se divide en 3 tramos, veamos:

Primer tramo e inicio de la ruta.

El primer tramo es perfecto para hacerlo cada día, me recuerda a los típicos senderos llamados «rutas del colesterol», perfecto para despejar la mente, sencillo, fácil de realizar y que nos ayuda a cumplir con el ejercicio diario que todos sabemos que tenemos que hacer pero nadie hace. 

Se inicia debajo del puente que cruza la carretera principal, a unos 5 minutos caminando del centro del pueblo. En el mapa que te dejo abajo, verás el punto exacto.

Todo el sendero es de tierra con pequeñas piedritas, nada que moleste al caminar. Como he dicho al principio, es un trayecto muy sencillo, simplemente tienes que seguir el camino hasta una valla de madera que lo rompe. El retorno es por donde has venido. No hay pérdida.

Este tramo te ofrece una inmersión total en la plena naturaleza (lo sé, lo pongo en casi todos los textos que escribo, pero es que es Noruega… y es la verdad).  

Podrás disfrutar de varios espacios preparados para pic-nic, con sus banquitos perfectos para reponer fuerzas. Algunos de ellos se encuentran justo al lado del Eiriksdalskloven diría que están perfectamente colocados para al acabar, remojar los pies durante un buen rato. Realmente es algo muy tentador. 

En cambio otros, son pequeñas cabañas preparadas con una barbacoa para poder cocinar algo más suculento. Para encontrar este último, tienes que desviarte del camino principal, cruzar un pequeño puentecito de madera y ¡Voilá!.

Cuando llegues a la valla de madera que rompe el camino, tienes dos opciones, traspasarla y recorrer el segundo tramo, o deshacer tus pisadas y volver a la urbanización.

Segundo tramo

El segundo tramo es un plan perfecto para pasar un día en familia. Hacer una excursión siempre te abre el apetito, y el final de este tramo te ofrece un espacio increíble para descansar a comer, mientras los niños corretean por la zona y descansar antes del retorno. ¿Qué más se puede pedir?

Como en el tramo anterior, este también persigue el río, no dejarás de verlo, se mantendrá siempre a tu izquierda.

Verás cómo el terreno se vuelve más propio de la zona, atravesarás riachuelos, pisarás barro y subirás por zonas que te dejen «sin» aliento. Pero tranquilo valdrá la pena. 

A partir de este sendero podrás levantar la cabeza y observar cómo las cascadas caen por la montaña de tu derecha. Realmente te hace sentirte pequeño, insignificante, como si nada de lo que hicieras importara, sintiéndote libre y poderoso para hacer cualquier cosa que se te ocurra.

Por el camino también encontrarás frutas silvestres, frambuesas y fresas perfectas para recolectar durante el camino y saborearlas en ese mismo instante.

Encontrarás sendas que te atraerán para dejar el camino principal, haces bien en recorrerlas, podrás conocer al troll que custodia la zona. ¡Descúbre qué sendero te lleva hasta él! 

Este troll te permite de nuevo sentarte junto a él y bañarte en el río, ya que justamente está mirando hacia él.

Después de unos minutos caminando, llegarás a un punto que tienes que escoger entre, subir una explanada con unas rocas enormes o bajar e iniciar el retorno.

Si decides subir, te encontrarás la explanada que te comenté antes para sacar la comida, mientras los niños juegan. Este espacio te hace dudar si en algún momento existieron los gigantes o trolls que tanto hablan los pueblerinos, debido a sus enormes rocas y cuevas que puedes encontrar por la zona. 

Por lo contrario, si decides iniciar el retorno, tienes dos opciones: cruzando el puente colgante de la imagen de abajo y volver por carretera asfaltada o puedes deshacer tus pasos y volver por donde viniste. De igual manera, no pierdas la oportunidad de acercarte al puente colgante, coger el «Turboka» y firmar con tu nombre, algo muy típico de aquí Noruega. 

Tercer tramo

El tercer y esperado tramo, lo recomiendo para la gente que quiera hacer una excursión como dios manda, no se trata de un simple paseo. 

El sendero empieza a perder fuerza, sabrás que es el camino correcto debido a que puedes observar que otras pisadas pasaron antes que tú. Por lo tanto, el camino «se intuye». En este momento, sientes que estás conociendo las entrañas del bosque.

Volverás a atravesar ríos, caminarás por pequeños riachuelos y meterás las botas en barrizales como tal. Tienes que caminar con cuidado y vigilando cómo colocas los pies, ya que las rocas se mueven y puedes acabar el suelo. 

También caminarás por «las nubes», trozos de musgo que al pisarlos puedes sentir la esponjosidad de estos. Realmente toda una experiencia.

En más de una ocasión, puede que creas que te has perdido, que te hemos timado o que incluso te plantees en dar la vuelta. Todas esas cosas las hemos pensado nosotros al recorrerlo por primera vez. Pero confiando en la naturaleza y en la persona que nos dijo que tenía final, seguimos explorando la zona. 

¡Y suerte que lo hicimos!

Si llegas hasta el final, descubrirás tramos preciosos, pudiendo ver más cascadas caer sobre tu cabeza. Hay carteles que indican que es una zona donde puede haber vida salvaje, por lo tanto si tienes suerte, puede que veas algún animalillo en su hábitat. Nosotros, no la tuvimos, pero también hay que decir, que nosotros la recorrimos con Kira, por lo que puede ser que los espantara. 

Sabrás que habrás llegado al fin porque una valla de metal te impide continuar por el camino, a su izquierda te encontrarás otro puente colgante que atraviesa el río de nuevo. Te recomendamos que lo atravieses, tras bajarte del cordal tendrás la imagen del típico cuento de niños pequeños en la cabeza. ¿Por qué?

Porque te dará paso a dos bosques, el de tu derecha, un bosque verde, con luz, con un manto de musgo cubriendo el terreno. Precioso. 

En su contra, a la izquierda, otro bosque, oscuro, con los árboles secos, con ramas caídas en el suelo, como si hubiera estado maldecido en algún momento. 

Al acabar la ruta, me vino a la mente lo siguiente, como si el propio bosque me hablara (aviso, no iba drogada, es una forma de hablar):

Pese a tus dudas sobre el camino, has llegado al final. No se si te habrás dado cuenta de que tu cabeza solamente estaba allí, inmersa en el bosque, sin pensar en el trabajo, problemas, o cualquier otra cosa. Estabas en paz, tranquila, disfrutando de lo que la naturaleza te ofrecía. Es por eso que, al acabar, te ofrezco este regalo gráfico.

Dos bosques, dos caminos, uno claro, otro oscuro. ¿Qué camino quieres seguir fuera de mi bosque? ¿Qué camino quieres escoger a partir de ahora? ¿Vivir en la luz, contenta y feliz? o ¿Vivir en la oscuridad, preocupada por todo, y regocijándote en tus problemas?

Puede que nadie más se haya parado a «escuchar lo que el bosque le decía», o quizás sí. Quién sabe. Solo sé que hizo replantearme mi actitud frente a todo. Al fin y al cabo soy yo quien escoge qué camino recorrer ¿no?

Galería de fotos

Si te apetece ayudarnos

Si te ha gustado lo que has leído y te apetece ayudarnos…
 

¡SUSCRíBETE!

Recibirás un email cada vez que publiquemos algo nuevo!

Mapa

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Artículos relacionados

Hålandsnipa

Subir al hålandsnipa significa poder disfrutar de unas vistas espectaculares del fiordo de Sogn. Si buscas la típica foto de la kommune de Høyanger… Aquí la podrás conseguir.

Dale – Hålands – Høyanger

La excursión de Dale hasta Høyanger es una ruta perfecta para conocer los alrededores del pueblo de Høyanger. Cortita pero intensa.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos. Contiene enlaces a sitios web de terceros con políticas de privacidad ajenas que podrás aceptar o no cuando accedas a ellos. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Configurar y más información
Privacidad