El bosque de Austreim

El bosque de Austreim es un sitio donde desconectar de la faz de la Tierra, ¡te recomiendo que recorras este pequeño bosque de cuento de hadas!

Si te apetece un sitio donde desconectar de la faz de la Tierra, ¡te recomiendo que recorras el bosque de Austreim!

Para que encuentres el punto de salida, primero tienes que dirigirte al pueblo de Austreim, pertenece también a la kommune de Høyanger.

Puedes llegar a él en coche, no te llevará más de 10 minutos conduciendo o si lo prefieres, diría que el autobús también llega. 

¡Vámonos! 

Pero antes… ¿Conoces la playa de Austreim? Si todavía no la conoces, haz click aquí y ¡descúbrela!

¡Empecemos!

Situados en la playa de Austreim, dirígete hacia la derecha, al fondo verás un bosque. ¡Ahí es donde vamos!

Para poder ver todo el recorrido, es conveniente que localices y sigas las señales amarillas pintadas en los árboles.

El sendero es circular, por lo tanto, a la entrada del bosque podrás escoger si empiezas por la derecha o por la izquierda. 

A partir de aquí te aconsejo que dejes de leer, simplemente relájate, deja que tus sentidos fluyan y sigue las señales amarillas comentadas anteriormente.

¡Es momento de dejar de pensar… Y SENTIR!

Si sigues leyendo, es porque no te fías de ir a ciegas y prefieres conocer el terreno antes de adentrarte en la aventura, no te preocupes que te guiaré por el sendero como si estuvieras allí ahora mismo. 

Nuestro instinto nos llevó a empezar el camino por el sendero de la izquierda, en pocos pasos dejas atrás una playa para adentrarte en montaña, en plena naturaleza. 

Todo el bosque está repleto de árboles altísimos, si te descuidas, puedes sentirte diminuto. Desconozco si son pinos o algún tipo de árbol específico, pero son preciosos…

Mientras avanzamos siguiendo las marcas de los árboles, a la izquierda llama nuestra atención una estructura de madera, decidimos romper el camino y dirigirnos hacia allí. 

Descubrimos una casita de madera, a la vista está que más de uno ha sabido disfrutar del paisaje a la luz de una buena hoguera, quizás incluso ¡saboreando de una sabrosa barbacoa.

Siguiendo el sendero, tenemos la sensación que el sitio nos atrapa, vamos caminando lentamente y no es porque nos duela algo, sino porque la belleza del lugar nos encandila de una forma difícil de expresar. 

A medida que avanzamos, sentimos en nuestros pies el terreno ahuecado y húmedo por la esponjosidad del musgo que cubre el terreno…

A lo lejos descubrimos cuál sería nuestra siguiente parada. 

Rompiendo el camino, a la izquierda, entre los arbustos, troncos de los árboles y la maleza del propio lugar, nos sorprende un pequeño banco de madera. 

Está situado estratégicamente frente al mar, donde se puede sentir como el viento frío se cuela en nuestros cuerpos, haciendo que el vello se erice de vez en cuando.

Realmente son unas vistas espectaculares, típica de postal, típica de película. Montañas gigantescas rodeadas de agua salada con sus picos aún nevados de meses atrás…

Podríamos quedarnos aquí horas, pero nos intriga que más nos deparará el sendero. Así que decidimos continuar recorriendo el camino principal. Más adelante vemos otro desvío más a la izquierda también, y como no es menos que el anterior decidimos ir. 

Allí podrás descubrir el segundo banco de madera, cerca de este nos sorprende un corazón fabricado con conchas de mejillones, al instante sabemos que a alguien le encanta ese lugar tanto como a nosotros. 

Con vistas parecidas pero diferentes al banco anterior decidimos continuar nuestro camino. 

A partir de aquí, el bosque de Austreim se convierte en un cuento de hadas, donde dejas el mar a un lado y simplemente te adentras en el bosque.

¿Sería muy repetitivo deciros que el sitio es espectacular? el color verdoso de la vegetación es muy intenso, se combina con las cortezas de los árboles, algunos de ellos pintados con una franja amarilla… 

Si no tienes prisa, cierra los ojos y escucha como la naturaleza vive libre, como los pájaros hablan entre sí, como el viento sopla entre las copas de los árboles, o incluso como el agua del mar choca contra la piedra… 

Para acabar el sendero, simplemente camina, hazlo lento, rápido, como tu quieras… al fin y al cabo, tú decides si quieres salir de ahí.

No te olvides que puedes realizar la ruta cuantas veces quieras!

Galería de fotos

Si te apetece ayudarnos...

Si te ha gustado lo que has leído y te apetece ayudarnos…

¡SUSCRíBETE!

Recibirás un email cada vez que publiquemos algo nuevo!

Mapa

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Artículos relacionados

Hålandsnipa

Subir al hålandsnipa significa poder disfrutar de unas vistas espectaculares del fiordo de Sogn. Si buscas la típica foto de la kommune de Høyanger… Aquí la podrás conseguir.

Dale – Hålands – Høyanger

La excursión de Dale hasta Høyanger es una ruta perfecta para conocer los alrededores del pueblo de Høyanger. Cortita pero intensa.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos. Contiene enlaces a sitios web de terceros con políticas de privacidad ajenas que podrás aceptar o no cuando accedas a ellos. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Configurar y más información
Privacidad