Bøelva

¿Buscas una excursión perfecta para cumplir con la orden médica de caminar un mínimo de 30 minutos diarios? Bøelva es la excursión perfecta.

¿Cuántos de nosotros tenemos el objetivo de ir a caminar, al menos 30 minutos diarios, para cumplir con la orden médica o nuestro instinto moral de hacer ejercicio?

Pues bien, cuando vivíamos en Høyangerencontramos la ruta llamada Eiriksdalskloven, una ruta muy facilita y bastante reconfortante. 

Aquí en Leirfjord, la tenemos justo detrás de casa, y la descubrimos gracias a una vecina muy simpática que tiene un perrito exactamente igual que Kira, pese a ser mucho más delgado por tener solo un añito y seguramente por no comer tantos cuscurros de pizza. 

Un día la mujer se presentó en casa y nos ofreció dar un paseo para que los perros jugaran y se conocieran, ese día nos habló sobre esta ruta que hemos bautizado Bøelva. 

¿Por qué Bøelva?

Pues porque desconocemos totalmente si tiene nombre, y como el sendero va cerca del río llamado Bøelva, así la hemos llamado.

Las características de la excursión de hoy no son muy tentadoras. Realmente es un sendero circular de unos 4 Kms aproximadamente y que se recorre en 45 minutos. 

Es por ello que la hemos calificado como «la ruta del colesterol de Leirfjord», cortita, rápida y sin ninguna dificultad. 

La ruta

La excursión empieza en mi casa, en el mapa de abajo te dejo el punto exacto para que no haya pérdida. Hay sitio de sobras para aparcar el coche. 

Una vez encuentres el punto de salida, solo tienes que seguir el camino forestal. 

Fácil ¿no?.

Pues bien, pese a ser una ruta muy sencilla, realmente está llena de sorpresas, ya que cuando me decidí a tomar las fotos para que vosotros pudierais verla y yo recordarlo en un futuro… estaba todo congelado!! Así que fue como recorrer por primera vez esa ruta llena de pequeños diamantes que decoraban todo el sendero. Alucinante. 

La primera parte del recorrido la he llamado el paraíso, y va desde el punto de salida hasta que cruzas un puente algo destartalado.  Es precioso y es tentador sentarse en él, dejar colgar las piernas y disfrutar del paisaje que ofrece, pero da un poco de miedito por lo dañado que está, si esto no te convence, otra opción es rodearlo y sentarte en alguna de las rocas de su orilla. 

Tu eliges.

Lo importante es desconectar; ver como el agua transparente se desliza por las rocas buscando su camino, ver los diferentes colores de las rocas del fondo y encontrarte en plena naturaleza; tres detalles que para encontrar la calma son perfectas. 

Por cierto para llegar al puente destartalado, lo único que tienes que hacer es seguir la pista forestal, te encontrarás algunos desvíos, pero ignoralos y continúa por el camino principal todo recto.

Un poco de dificultad

El siguiente tramo, resulta algo incómodo o tentador según la personalidad de cada uno. Digo esto porque me recuerda a una ciénaga (siempre y cuando no esté congelado). 

Este tramo va desde el puente comentado anteriormente hasta que consigues pisar tierra firme. Por el nombre puedes intuir porque lo llamo así, y si no, mira la imagen la de derecha.

Aquí consigues descubrir si realmente tus botas son impermeables o no, ya que se hundirán en el barro y en el agua completamente. Alguna que otra vez, caminar por el barrizal me ha resultado algo difícil, ya que la bota y el barro hacen un «vacío» dificultando dar el siguiente paso, pero bueno es otra experiencia que hay que sumar a la vida. 

Cuando ya consigas pisar tierra firme, verás frente a tí que el camino se divide en tres. Toma el camino de la izquierda y continúa por él hasta que llegues a la carretera principal (aquí empieza lo mágico).

En este tramo podrás observar cómo los típicos abetos de navidad te escoltan por todo el camino, tanto si tienen una pequeña capa de hielo como si no, son súper bonitos de ver.   

Por otro lado también podrás ver campos preparados para que animales pasten y pequeños manantiales perfectos para beber un poquito de agua helada. 

Cuando hayas pasado la zona de abetos, pasarás un segundo puente, puedes acceder a él por su izquierda. Kira muchas veces se refresca aquí, y por lo que he podido ver, creo que en invierno será una pista de patinaje espléndida!

Al final del trayecto llegarás a una casa privada y comprobarás que, siguiendo el camino llegas a la carretera principal, es momento de volver a girar a la izquierdo e ir al punto de inicio.

Si acabas el trayecto, conseguirás descubrir otra ruta de Noruega, cumplir con el ejercicio diario y despejarte en plena naturaleza. 

¿Necesitas algo más?

Galería de fotos

Si te apetece ayudarnos...

Si te ha gustado lo que has leído y te apetece ayudarnos…

¡SUSCRíBETE!

Recibirás un email cada vez que publiquemos algo nuevo!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Artículos relacionados

Descubriendo Noruega: Helgeland en 5 días

Castillos de mármol naturales, la corriente más fuerte del mundo, la ciudad más antigua de Helgeland, historias nórdicas, pisar el Círculo polar ártico, el segundo glaciar más grande del país, los Samis y la Norwergian Scenic Route Helgelandskysten. Todo esto y mucho más en Helgeland.

Gamme og Stabbur

Conocer la cultura Sami significa conocer un poco más las entrañas del país noruego. Y para ello, es posible hacerlo descubriendo Gamme og Stabbur, así que sigue leyendo y descubre cómo vivía el pueblo Sami.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos. Contiene enlaces a sitios web de terceros con políticas de privacidad ajenas que podrás aceptar o no cuando accedas a ellos. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Configurar y más información
Privacidad